domingo, 9 de julio de 2017

Olímpico sin drafting Les Angles - Altriman


Por tercera vez, segunda consecutiva me presentaba en la línea de salida del triatlón olímpico sin drafting de les Angles, distancia que me gusta mucho y que además, al ser la bici sin draft, hace que tu propio esfuerzo sea el que vale para avanzar, sin aprovechar el rebufo de tus compañeros de pelotón.

Y por segundo año consecutivo, la opción escogida fue un sube-baja el mismo día. A las 5:15 en el coche, desayunando por el camino, y a las 7:00 allí. Hacer la prueba, y bajar. Sí, lo sé, ..., pero yo soy así.
Los km en BTT este año (hace casi dos meses que la tengo) me permiten salir entre semana (evito la carretera por las tardes) y me han dado un puntito de más.

Salida por un flanco evitando golpes, y al llegar a la primera boya veo que voy bastante bien posicionado, cosa que me anima a seguir a buen ritmo, afortunadamente las sensaciones no son como las de Calella de hace dos semanas. Mientras sigo nadando, veo como hay gente que va andando (hay poca profundidad) y veo a Carlos a mi altura (ostris, hoy estoy bien posicionado).


Son dos vueltas en natación, haciendo un tramo a pie por el pontón, para controlar la posición de carrera, e iniciar una segunda vuelta con menos tránsito y golpes, ya que cada uno ya está en su lugar de carrera.
Salgo del agua en la posición 33, en 25m03, un minuto menos que el año pasado, así que,.. bien ! en la T1 me enzarzo un poco con el neopreno, pero enseguida estoy en la bici, intentando sacar el buen momento de forma que tengo sobre las dos ruedas.


Pero hoy no es el día,..., aunque empiezo fuerte y me voy de Gabriel Barrios los primeros metros (es un espejismo, luego me pasa como un avión) me noto que las piernas no tiran como yo sé que pueden tirar, y me cuesta horrores pillar un ritmo de carrera fuerte. Llegados al primer puerto, empiezo a pasar a los que me han pasado en el llano, y recupero sensaciones hasta coronar a poco más de 1850m de altitud.
Pero esta primera bajada, al igual que el año pasado, muy técnica y rápida para quien sabe bajar y se la juega, se me atraganta y me puede el miedo, y me pasan como 15 ciclistas sólo en la bajada. Llegados al segundo puerto, algo más largo y duro, al igual que el año pasado, se me atraganta (un poco menos, pero se atraganta).
Esta segunda bajada es algo menos técnica que la primera, y también mas corta, con lo que la hago algo mejor, y el tramo de falso llano hasta boxes, que el año pasado hice muy bien, me vuelvo a notar como que no tiro todo lo que sé que puedo...

Me bajo de la bici con 1h32m14, 2 minutos menos que el año pasado, así que aunque las sensaciones no han sido del todo buenas, la mejoría está ahí. Me confundo de pasillo, y el juez gritándome en francés me hace hacer de nuevo el pasillo hasta llegar a mi barra, por lo que pierdo unos 30seg ahí, a lo tonto, y justo cuando salgo a correr, Carlos Dapena (muy buena bici hoy) está casi también saliendo.
Enseguida pillo ritmo, taunque en bici no he ido super, me noto fluido corriendo, así que abro gas y a la altura de mis posibilidades ahora, consigo llevar un ritmo decente sobre los 4'20"/km, que para la altitud y el tipo de terrero por el que nos movemos, está bien. Tengo que llegar al punto de giro con la máxima ventaja a Carlos y a Santi, para que no se me vengan arriba ;-)

Llegando al punto de giro, conforme me voy cruzando con los que ya vuelven, empiezo a contar, y en el punto de giro voy el 54, más o menos como el año pasado, yendo más rápido... y tomo referencias con mis compañeros de club. 

Mantengo el ritmo todo lo que puedo (al final cayó un poquito) ya sabiendo que no me van a pillar (de hecho, en los útlimos 5km sólo me pasaron 2 y yo adelanté a otro) y llego a meta en 47m43, casi 3 min mejor que el año pasado, para un total de 2h48m15 (5 min menos que en 2016) y exactamente en la misma posición general (el 55) y una mejor en mi categoría (el 11 en V1M). Cómo ha subido el nivel en un año !


Si bien la organización es muy de estar por casa, y para que te contesten un mail tienes que ponerle en su muro de facebook 3 mensajes, enviar un SMS, un burofax o una nota con una paloma, la prueba merece la pena. También hay que elogiar el gran avituallamiento post meta con butifarras, pizza, galletas, chocolate, madalenas, gominolas, fruta, frutos secos,... vamos que no faltaba de nada. Además, paella para todos al acabar la prueba sprint. Y si ademas eres de los que se te abre el estómago al acabar un tri -como es mi caso-, pues encantado. Llené los depósitos a tope para la vuelta en coche. A las 14h en casa con el día hecho, a hacer una buena siesta viendo el Tour.

En 2018 no sé si volveré, igual me tomo un descanso de Altriman,..., pero a la que pueda, repito. Eso sí, acompañado de mis compis de equipo, es un gustazo compartir la experiencia con ellos, qué gran ambiente entre todos los que participaron en las diferentes pruebas !

domingo, 25 de junio de 2017

Tricircuit Calella 2017

Segunda prueba de Tricircuit 2017, que estrenaba sede: Calella. Con idéntico circuito en bici que la prueba de St. Pol, pero nadando y corriendo en Callella, tras la desaparecida prueba de Arenys (donde la bici, a 4 vueltas, era un verdadero peligro) y con unos 500 inscritos (para mi gusto, por el tipo de circuito, demasiados)

Mola, que después de unos días de mucho calor, el dia se levante tapado e incluso con una ligera lluvia.

No mola, llegar a la natación y ver que de los 750m de natación que tocan, lo que es agua, apenas llegan a 600 (la alfombra del chip estaba justo antes de entrar en el box, vamos, que te añadían unos 100-150m de correr por la arena al tiempo de natación).

Mola, pensar que como el agua estará calentita, no me llevo el neopreno, que es un engorro luego tener que secarlo y limpiarlo.

No mola, ver como eres de los pocos pardillos que no lo llevan y pierdes algo de ventaja (aunque fue decisión mía no llevarlo).

Mola, salir por un flanco y aunque se hagan metros de más, no recibir ni un sólo golpe.

No mola, dispararse de pulsaciones, agobiarse, pensar en salir como sea del agua y notar como no puedes transmitir fuerza a los brazos.

Mola, hacer una buena T1, y poder pillar una buena rueda con la que ir a buen ritmo.

No mola, ver cómo (después de romper las gomas de pollo en la previa de la prueba) uno de los velcros de la zapatilla se queda totalmente fuera y no lo puedo enganchar en la hebilla en marcha.

Mola, ver cómo los últimos entrenos de bici (sobre todo en BTT), te han puesto más fuerte sobre las dos ruedas y, aunque disparado de pulsaciones y las piernas ardiendo en algunos tramos, se aguanta dentro del grupo de bici.

No mola, aunque estés aguantando dentro del grupo, no tener las fuerzas suficientes para dar relevos (próximo paso).

Mola, la sensación de pillar hasta 5 grupitos y recuperar tiempo de competidores que habían salido del agua 2 minutos y pico antes que yo.

No mola, los giros de 180ª (sobre todo el de Caella, la rotonda del camping, ante de la rotonda y sobre líneas blancas del asfalto) con carretera mojada que habían en el circuito, mezclados con los doblados.

Mola, bajarse de la bici, y notar que las piernas no duelen y que puedes correr bien casi a 4'/km.

No mola, ir disparado de pulsaciones y aunque las piernas hoy no duelen, no poder tirar más porque vas asfixiado.

Mola, cruzarte con los primeros y ver algo de su carrera, y contar a ver sobre qué posición vas.

No mola, acabar la primera vuelta rápido, pensando que son dos, y en el punto de giro ver que son tres.

Mola, los fotografos (Eric Besora y los de la organización en meta) que te dejan un buen recuerdo de la prueba, y el avitallamiento final.

No mola que cueste tanto ver los resultados en la web de la FCT.

Mola, acabar el 55º de la general y 15º V1M (nivelón como siempre en V1M), estar contento con el rendimiento y ver que aún se puede competir dándo la mejor versión de uno.

 © Miquel Morales.

TOP