martes, 9 de febrero de 2010

Mitja Marató Granollers 2010


Finalmente me animé a presentarme a la línea de salida de la Mitja, después de un mes de enero donde sólo he podido correr 2 días... cruda realidad. Entre una lesión de ligamentos en el tobillo izquierdo, y todo pre-parto, parto y post-parto, no he tenido tiempo para más.

En la salida me encuentro con mucha gente, y el plan inicial pactado con Fran (intentar bajar de 1h30) veo en el km 4 que no es factible. Hemos salido a 4m10-4m15 el km, pero no voy nada cómodo, la inactividad me pasa factura, así que decido hacer algo más razonable, y me impongo un ritmo mucho más llevable de 4m25-4m30, y así hasta el final. Por suerte, sin muchos dolores excepto los propios de correr 21km tras llevar un mes casi parado sin hacer deporte.

Acusando una evidente falta de alimento (no cené la noche anterior y casi ni desayuné) en el km 12 me entró una voraz hambre, que sacié de sobras al cruzar la meta comiendome los pastelitos que nos dieron en la bolsa, más los de Fran, que me los cedió amablemente ante mi cara hambrienta.

Aunque el crono final (1h34m38s) sea para olvidar, la sensación al finalizar la prueba fue de gran bienestar, contento por acabar sin más presión, sin lesiones, y habiendo disfrutado casi cada km de la prueba. Hay que saber valorar otras cosas cuando no se persigue un crono y/o cuando no estás para ello, y en esta ocasión lo conseguí. Ya habrán otras ocasiones para correr algo más rápido, o no!

0 comentarios:

 © Miquel Morales.

TOP