domingo, 27 de abril de 2014

Doble Olímpic Terres de l'Ebre 2014

Bautizamos esta prueba como "operación Bogavante", dejaba claras nuestras intenciones para esta prueba, hacer una primera toma de contacto con la competición de cara a futuras y más importantes pruebas, y degustar la gastronomia local a fondo. Ahí, nuestro compañero Javier Gomez -autóctono de la zona- nos guió por las mejores mesas de la zona. Chapeau !
En mi caso, todo el invierno sin hacer ni un solo duatlón, pero con un buen puntito de forma, pero tras haber estado parado 1 semana entera por unas molestias en el psoas, a verlas venir.
Dejo a las nenas durmiendo en el hotel (salí haciendo menos ruido que un ninja llegando tarde a casa), pocas ganas de comer (sólo un plátano) y pocas ganas de meterse a nadar a primera hora, pero a la que mojas un poco el neopreno, todo pasa.

Las distancias iniciales debían ser 3000-80-20, pero parece que se les fue un poco la mano con el gps, acabaron siendo 3500-90-20 aproximadamente, vamos una propinilla por si esto ya no es duro de por sí.
Áun no había pasado de 2500m ningún día éste año nadando, así que me lo tomé con muuuucha calma que esto es mu largo. Se me hizo más largo de lo normal, y vaya si es que al final nadamos unos 500 de más... 59 min y pico y nada más pisar tierra veo a Txema.


A por la bici como un rayo (estos segundos no cuestan nada ganarlos) y nada más abandonar St. Carles de la Ràpida, primera recta laaaaarga de 8km con viento en contra, que cada minuto iba a más. Encima que salía con malas sensaciones, me encuentro esto... que ganas de dar media vuelta y volver al hotel. Estuve a punto de montar un chiringuito allí mismo para vender la bici.

El circuito de bici era sencillo, tres partes con grandes rectas: una con viento en contra, una con viento a favor (justamente la que tenía peor asfaltado) y otra con viento lateral mucho más molesto que el de en contra y que te tumbaba literalmente como si estubieras dando una curva. Totalmente llano y con paisaje constante, arrozales por aquí, arrozales por allá. En el tramo de viento lateral no había narices a soltar el manillar (justamente el único avituallamiento estaba en el punto donde más soplaba de forma lateral y sólo decidí pillar algo en la 2a vuelta, con pie a tierra incluído)
Los primeros 10km no encontraba sensaciones, no pillaba ritmo, no iba cómodo acoplado (sólo me acoplé un 20% del tiempo aprox, y eso que era un circuito de cabra total) coincidiendo con la larga recta de viento en contra. Pero a la que pillé el viento a favor, todo cambió. Con el 50x12 metido y dando pedales como un poseso. Me sorprendió que Txema no me pillara aún y eso me dió algo de ánimos, pensé que no estaba yendo tan lento, aunque cuando pensaba que tenía que dar 3 vueltas a esto, se me caía el mundo a los pies.

Una vez que me pasaron unas 1000 bicis/cabras, en el final de la 2a vuelta la posición en carrera se estabilizó, y no fue hacía el km 75 que Txema no me alcanzó. Breve charla y el último tramo dejé que se fuera, su ritmo era algo más alto que el mio y no quería forzar de cara a los 20km. Los 90km de bici en 2h50, a poco más de 30km/h de media, que siendo llano indica la cantidad y fuerza del viento que había.
T2 rápida y a correr, o a tostarnos bajo el sol, o ambos. La intención era correr con un ritmo bastante cómodo y hacer las 4 vueltas a ritmo regular. Circuito de ida y vuelta con algún tramo con ligeras subidas, pero nada destacable. 

Primera vuelta muy cómodo a poco menos de 5'/km, segunda vuelta igual, pasando el km10 en 49', tercera vuelta algo peor, con molestias (que no dolor) en el psoas, y cuarta vuelta con ganas y apretando fuerte, para recuperar lo perdido en la 3ª. 1h38 en la carrera a pie y doblando parciales 49'+49', objetivo cumplido. En la siguiente, si hay fuerzas, tocará apretar de inicio... Los ánimos de Carmen y Anaïs en cada paso por meta, fundamentales.
Entro en meta con Anaïs (cómo se nota que ella corre cada vez más y yo cada vez menos, ya no le cuesta seguirme) en 5h29m24s, en la posición 164 de la general. Déu n'hi do el nivel medio que havia hoy...
Rematamos el finde fuera de casa con el famoso arroz caldoso con Bogabante, llenando la ventana de glucógeno, que estaba abierta de par en par, eh Txema? ;-)  Gracias a todos los amigos por hacer de este fin de semana algo para recordar, no sólo por lo deportivo.

0 comentarios:

 © Miquel Morales.

TOP