domingo, 1 de febrero de 2015

Duatlón Rubí 2015


La baja de un compañero de última hora facilitó que me animara el mismo Jueves antes de la prueba a aprovechar su plaza y disputar esta exigente prueba tan cerca de casa. Con una semana muy corta de entrenos necesitaba al menos esta competición para resarcirme.

Respecto a la última competición, no he mejorado mucho en cuanto a regularidad de entrenos, casi en una semana hay los mismos días que entreno con los que no, pero los que caen, caen a fuego, al menos me hace mantener la chispa mínimamente.

Buena representación en una prueba tan cercana, pero que a la vez, siendo la primera de la temporada, sobre una distancia dura (10-40-5) que te deja las piernas calentitas (en contrastre con el frío y viento reinantes el día de la prueba), y en mi historia particular, primer duatlón desde la temporada 2013.
Salida intentando no pasarme, al marcar 3'45" el primer km, decidí levantar un poco el pie, y estabilizar el ritmo sobre los 4'/km. Sobre el km 8 se me empieza a hacer pesado el callejeo por Rubí, pero por suerte ya casi estábamos a punto de pillar la bici. 41m25s en los primeros 10km. Nada mal para lo que aún esperaba. Eso sí, parcial 169 que demuestra el nivel de los participantes...

Me abrigo con una chaqueta y en los primeros km veo que no pillaré al grupo que tengo delante, así que me dejo absorver por 3-4 unidades que vienen detrás, e intentamos colaborar a relevos, dando la cara todo lo posible. El grupo que nos precede en principio nos mantiene distancias, y el ataque para enlazar con ellos se produce en el descenso/llano del final de la primera vuelta. Respondo a un buen palo (gracias por esas salidas a palos que hacemos) y me voy detrás de 2 directos a por el grupo que nos precede, con el que conseguimos contactar casi al final de la primera vuelta.

La segunda vuelta, en principio dentro del grupo es tranquila, y cuando empieza la subida y se agita un poco el árbol, soy de las primeras manzanas en caer. Pero con tesón consigo volver a enlazar a mitad de subida y aguantar hasta el punto de giro, cuando en la primera rampa de subida (ya de vuelta a Rubí) me descuelgo.

Al final de la subida, hacemos grupo 4-5 que no habíamos aguantado al grupo más grande y rápido y avanzamos como podemos hasta la T2. 1h16m26s en los 40km, que podían haber sido 2min30 menos si hubiera aguantado el grupo. Se nota que falta aún el entreno de bici. Parcial 126. Insisto, que fuerte está la gente.

Me bajo a correr con las piernas como palos, y sin sensibilidad en las plantas de los pies por el frío. Intento pillar ritmo pero no lo consigo. Se me une Àlex que se ha retirado por un problema mecánico y me acompaña unos metros. Empiezo a notar sensaciones hacía el km2 y poco a poco mi ritmo se aviva.

Cuando más rápido avanzo, los isquios amagan de rampa, lo que me hace bajar un poco el ritmo, voy aumentando ritmo hasta que empiezo a notar el amago de rampa, jugando con dicho límite. Por detrás viene recortando Joaquín y hoy no quiero hacer concesiones con él, así que aprieto dientes y finalmente entro en meta con las piernas como palos con 21m53 en los últimos 5km (algo largos), parcial 148, para un total de 2h19m44s y una posición general de 138 de 347 llegados.

Creo que a la que tenga continuidad en los entrenos, la mejora llegará exponencialmente. Las molestias en los tendones de aquiles que me han acompañado estos últimos dos años, hace 2-3 meses que se fueron, y es un verdadero placer acabar un entreno/carrera con el único dolor que el provocado por el esfuerzo.

0 comentarios:

 © Miquel Morales.

TOP