lunes, 16 de marzo de 2015

Marcha cicloturista Ports del Maresme 2015

Era mi primera participación en esta marcha, con la idea de acumular algo de km de calidad (con el puntito de más que te dan las marchas) de cara a la temporada de tri.


Las circunstancias hicieron que finalmente me decantara por la marcha corta, 110km, que finalmente se vio reducida a poco más de 95km, pues la parte alta del Montseny estaba nevada del dia anterior y la bajada era algo peligrosa. Si es por la seguridad, cualquier medida es bienvenida.
Nada más pillar la N-II empiezo a rodar rápido y a la que encaramos el primer puerto, veo que voy con buenas piernas, tanto es así que hasta el desvío de Arenys subo a plato esta primera parte del puerto. Voy muy fluído y con fuerza en las piernas. La subida Arenys - Collsacreu no tan fuerte como la primera parte, pero igualmente a buen ritmo.

En la bajada hay que darlo todo para en los tramos donde hay que pedalear, no perder grupo, y no es hasta la zona de St. Celoni que se rueda en grupo a un ritmo mucho más tranquilo y asequible.
En el inicio del segundo puerto (Montseny), el primer tramo (Campins) es el más duro (y bonito) sin duda, carretera estrecha y con mucho curveo, rodeado de árboles y con poco sol y mucha humedad. Cómo se enganchaban las rampas... una vez superada esta zona, el siguiente tramo de subida hasta la costa del Montseny es más sostenido y me resulta más fácil avanzar, sigo con buenas sensaciones. Que entorno más maravilloso para ir en bici con toda la carretera para nosotros !

Bajada a cola de un grupo y al pasar Sta Maria de Palautordera, parón de unos minutitos para degustar los famosos bunyuelos en el avituallamiento (algo justito por cierto, nada que ver con los de Rutes del Montseny). Con fuerzas recuperadas, cogemos la C-35 para hacer un bucle de ida y vuelta (donde se separa la marcha corta de la larga, el tramo más feo de la marcha), y me pongo a colaborar con fuerza en los relevos. Ya que hago la corta, al menos llegar bien fundido a meta.


Así, la última subida a Collsacreu, con el plato cargado e intentando no perder el grupo, se acelera la marcha ostensiblemente al sobrepasar Vallgorguina, pues el punto de cronometraje final estaba en la cima del puerto, para que la bajada no fuera jugandose el tipo para llegar a meta atravesando Arenys (medida super acertada).

Finalmente, tengo fuerzas para ir respondiendo a los ataques y poco a poco encontrar un ritmo de subida fuerte para acabar muy satisfecho en la posición 54 de 456, con 3h07 en los 92km cronometrados (30km/h de media, para casi 2000m de desnivel). El post meta flojo de nuevo comparando con la última marcha a la que fuí (Rutes del Montseny 2014), pero si puedo, el año que viene repito. Circuitos y organización muy buenos, aunque con estos aspectos a mejorar.


0 comentarios:

 © Miquel Morales.

TOP